Redes sociales

Siguenos en Facebook

jueves, 20 de febrero de 2014

La producción excesiva de información en el autismo

cerebro autista                 
Una nueva investigación de neurocientíficos de Case Western Reserve University y University of Toronto ha descubierto que los cerebros de niños con autismo genera más información en el descanso - un aumento 42 % por término medio. El estudio brinda una explicación científica para una de las característica del autismo - el retraimiento respecto a un grupo de iguales. 

La producción excesiva de la información puede explicar el desinterés hacia el ambiente de un niño. Publicado al final de diciembre en Neuroinformatics, este estudio es una continuación de la conclusión previa de los escritores que las conexiones del cerebro en el caso de las personas con autismo son diferentes. 

Este examen determinó que las diferencias explicaban el aumento de la complejidad dentro de sus cerebros. "Nuestros resultados indican que niños con autismo no están interesados en las interacciones sociales porque sus cerebros generan más información en el descanso, que interpretamos como más introspección de acuerdo con las descripciones tempranas del desorden", Roberto Fernandez Galan, estudiante del último año del programa de doctorado y profesor adjunto de neurosciences en la facultad de medicina de Case Western Reserve. Los investigadores cuantificaron la información de igual forma que hacen los ingenieros, pero en lugar de aplicarlo a señales en dispositivos electrónicos, lo aplicaron a la actividad de cerebro grabada con técnicas electromagneticas. Mostraban que el cerebro en el descanso de niños con autismo generaba más información que niños neurotípicos. Este puede explicar su falta del interés en los estímulos externos, incluyendo las interacciones con las otras personas. 

"Esto es una interpretación nueva porque es un intento diferente de comprender la cognición de los niños analizando su actividad de cerebro", Jose L Perez Velazquez, catedrático de neurociencia en instituto de University of Toronto de Ciencia Médica y Departamento de Pediatría, Cerebro y el Centro de conducta. "Medir procesos cognitivos no es trivial; todavía, nuestras conclusiones indican que esto puede ser hecho hasta cierto punto con herramientas matemáticas bien arraigadas de física e ingeniería."

lunes, 20 de enero de 2014

Birger Sellin: La comunicación facilitada y el autismo


Birger Sellin autismo
Birger Sellin
Hablar de Birger Sellin es hablar de un poeta, poeta tallado al estilo romántico, de esos que transitan entre la cuerda floja de la locura, la pasión y la visión, con ese oscurantismo que les hace tan tentadores para dejarse arrastrar por sus versos libres. Sin forma, sin intención, sólo una explosión de subjetividad que amasada por las palabras pudiera parecernos que la vida humana, su angustia y sus sueños, es comprensible al resto, tan sólo un espejismo, Birger Sellin nos devuelve de nuevo a esa penumbra extraña de la que quiere deshacerse pero no puede.

Podría haber sido otro poeta maldito, como esos tantos románticos alemanes del dieciocho pero Sellin llegó tarde, nació en un siglo que no le correspondía y además de tarde lo hizo en una forma de estar en el mundo que hoy llamamos autismo. Birger Sellin tiene autismo, aunque él parece resistir estoicamente ese debate acerca del ser autista o tener autismo,  el se atrinchera en ‘soy autista’ de una forma casi beligerante, no sabemos si como un modo de autoflagelación propia para redimir su vergüenza o simplemente como una autoafirmación donde la bandera del autismo la sube a las cotas del ser, tal es así que Sellin incluso derrama el concepto de raza como algo propio del autismo, yo desertor de una raza de autistas.

Sellin es así, no es su autismo el que le hace pensar así, es su alma de poeta la que hace llevar al límite los conceptos, las ideas todo bajo el manto de la penumbra, para confundir, para socavar al lector en su ansía por ver a ratos la locura a tiempo su cordura, Sellin el poeta con autismo.

Muchos vieron en Sellin una bocanada de esperanza para resquebrajar las cadenas del autismo, el joven alemán, mudo por siempre, preso de un pánico atroz con ataques constantes, autolesiones incesantes y gritos de ahogo y desazón, empezó a escribir, lo llamaron comunicación facilitada. Empezó a aporrear sin sentido el teclado de una vieja máquina de escribir, buscando calma en el tacto de las teclas, en el sonido de estas golpeando el papel, pronto aprendió, hacía años que había aprendido a leer, sólo, él sólo. Pero una cosa era llenarse de fuera para dentro y otra cosa era vaciarse, dibujarse a él mismo en un papel, mostrarse al mundo casi desnudo, por eso tuvo que ponerse en la penumbra, para no verse tan expuesto.

A Birger Sellin le debemos mucho, hoy ya sabemos cosas que nunca imaginamos poder saber. Sabemos mucho del autismo, poco o nada de las personas con autismo, Sellin nos abrió la puerta de par en par al autismo, pero no a ese autismo nombrado de alto funcionamiento, nos metió en las puertas de lo que Hans Kanner contemplaba allá por 1943. Uno puede leer cuantas veces quiera los textos de Sellin, en ninguna ocasión podrá condensar una opinión irrefutable ni de Sellin ni de la experiencia de éste acerca del autismo, pero el poeta nos envía fragmentos, ráfagas de sensaciones y vivencias que nos dan esa gran primera pista acerca del autismo… los fragmentos.

La vida fragmentada, troceada en sensaciones, como si se tratara de un vendaval de vidas que se viven todas a un solo tiempo, sin espacio para echarse atrás y respirar; por eso no debe extrañarnos que Sellin nos incorpore a un mundo ambiguo, capaz de pasar de la más cálida sonrisa a la más angustiosa de las pasiones. Sellin explica que sus ataques son absolutamente incontrolables, que pierde su mente, su capacidad de pensar por sí mismo, pero que en esa especie de locura transitoria él en sus adentros monta un ejército de resistencia para recuperar el control, para recuperarse a sí mismo.

 
La angustia de Sellin es sólo una parte de su obra, la esperanza, la ilusión y el sueño de un mundo donde las personas con autismo tengan cabida también está presente en su obra notoria, tal y como Sellin declara en lo que de facto ya se ha convertido en la letra del himno no musical del autismo.

Ahora por fin escribo un himno sobre el gozo de hablar
Un himno para mudos autistas para cantarlo en asilos y casas de locos
Púas de bieldos son los instrumentos
Canto este himno desde los abismos del infierno 
Birger Sellin autismo
Birger Sellin
y hago un llamamiento a todos los mudos de este mundo 
Haced del canto vuestro himno
Descongelad los helados muros
Y luchad contra la marginación
Queremos ser una nueva generación de mudos

Un tropel con canciones y canticos nuevos
Como hasta hoy nunca oyeran los que hablan
Jamás encontré un mudo entre todos los petas
Queremos ser por eso los primeros
Y nuestro cantar no puede pasar inadvertido
Para mis mudas hermanas son mis versos
Para mis mudos hermanos
A nosotros nos oirán y nos darán un lugar donde poder
Vivir con todos vosotros
En una vida de esta sociedad

Os dejo un breve documental acerca de la vida de Birger Sellin que es extraordinariamente interesante por todo lo que muestra, aunque el documental está en alemán las imágenes permiten seguir de forma cercana las impresiones y vivencias del jóven poeta alemán


martes, 24 de diciembre de 2013

2014: Caminando hacia la inclusión

Ni son buenos tiempos para la lírica ni para el Estado del bienestar, vivimos en el peor escenario económico y social para la consecución del trabajo de tantísima gente en el ámbito del autismo: la inclusión.
Desde hace ya demasiados años vemos como las políticas económicas y sociales están provocando un aumento de las personas excluidas, marginadas, que sobreviven y no pueden desarrollarse en el sentido amplio del concepto de ser humano. No podemos obviar esa situación y nuestra solidaridad y ayuda hacia las personas apartadas del sistema debe ser total e incondicional.

Pero, ¿qué sucederá cuando (quizás algún dia) las cosas vayan poco a poco enderezándose? ¿Qué sucederá con las personas con más dificultades como las personas con autismo? Muchos están obviando la pregunta, pero eso no atajará la situación. ¿Qué sucederá con todos esos niños, niñas y jóvenes con autismo que ahora se encuentran en la escuela o instituto (sobreviviendo también por los recortes en educación)? Los centros especiales de trabajo están desbordados o cerrándose, la iniciativa privada intenta absorber pero ni cuenta con recursos suficientes ni el Estado le apoya.

Ante tal panorama muchos lanzarían la toalla y arrodillados ante el mundo volverían a encerrar a sus hijos en casa, como sucedía en los años 60, 70 y 80...

Os emplazamos a todos y a todas a hacer justamente lo contrario, a apretar los dientes con más fuerza, agarraos a la espalda a vuestros hijos e hijas y caminemos juntos sin descanso hacia la inclusión. Cierto es que no tenemos recursos, y casi ni fuerzas pero tenemos la creatividad, la ilusión y la razón de un mundo justo por y para todos... en ese camino nos encontraréis, como leones, felices fiestas y feliz año 2014, el año de la lucha por la inclusión!